Ruta de las mezuzot

A pesar de los cientos de años transcurridos, aún se pueden encontrar en los lugares más representativos del Call de Girona las marcas de las mezuzot medievales. Algunos ejemplos son: el Museo de Historia de Judíos de Girona, la Placeta del Institut Vell, el Jardín de la Casa Cundaro y en la Casa Laporta.

El 6 de junio del 1391, una gran masa de gente dirigida por el  religioso cristiano Ferrán Martínez, conocido también como el arcediano de Écija, atacó la aljama de Sevilla y asesinó a cuchilladas a cientos de hombres, mujeres y niños, y obligó a otros miles a convertirse al cristianismo. Fue un hecho que determinaría la convivencia futura en todo el reino.

¿Fueron acaso los hechos de 1391 un acto de brutalidad espontánea? Lamentablemente no. La hostilidad comenzó años antes a nivel intelectual por parte del clero que los acusaba de herejía, y que seguramente originó, como por ejemplo, que en 1302 unos jóvenes clérigos atacarán a varios judíos sin una razón aparente; o que en 1331, el Call fuera apedreado y sus miembros atacados vilmente. Acontecimientos que hicieron la vida diaria tan insostenible, que el rey Pedro IV “el ceremonioso” (1336-1386) tuvo que dictaminar órdenes de protección más estrictas para el pueblo judío, en las que se decía que quien los atacara pagaría más impuestos y recibiría castigos; pero de nada sirvieron sus amenazas.

Semanas después de lo ocurrido en Sevilla, el odio llegó al Call de Girona.Los Cresques, los Saltell, los Ravaya, los Desmestre, los Avinai, los Rovén…; familias que hasta ese momento disfrutaban de una posición social notable y mantenían una excelente relación con los grandes linajes cristianos, se vieron de pronto obligados a llevar un distintivo en sus ropas y a vivir más hacinados en verdaderos “guetos” medievales; experimentando el miedo cada vez que salían de sus casas. La tristeza de observar a través de  los visillos a una ciudad, que antes era suya, se convertía en inseguridad al sentir el peligro por el solo hecho de ser ellos mismos. 

El 10 de agosto de 1391 se celebraba la feria de San Lorenzo en Girona. Los habitantes de la ciudad y una horda de campesinos que vivían en las cercanías se complotaron para atacar el Call aprovechando el ambiente festivo. Fue uno de los días más sangrientos y más tristes de los que se tiene recuerdo. Quedaron algunas crónicas que nos describen los acontecimientos, como las realizadas por Hasday Cresques, un judío prominente de la época testigo directo de los hechos:

“La muchedumbre enardecida se acercó al límite del Call con antorchas ardientes. Quemaron los portales. Entraron. Robaron. Degollaron.  La sangre lloró sobre los cantos rodados de los hogares judíos. Algunos encontraron refugio en la casa de cristianos comerciantes amigos; otros huyeron a Castelló de Empúries; muchos se convirtieron al cristianismo”.

¿Casualidades? Ese día los sacerdotes tenían todo preparado para realizar bautismos en masa. Surgió entonces un nuevo tipo de ciudadano en Girona: los conversos. 101 años de ataques, de conversiones forzosas y de presiones clericales acabaron en lo que hoy se conocer como diáspora, pero ¿a dónde?. Allí estaban su familia, sus amigos, sus casas. En términos prácticos, la conversión tampoco era la mejor solución, ya que los “marranos” era tratados también con total desconfianza y crueldad.

En abril de 1492 llegó la orden real a Girona, pero no fue hasta junio que se publicó el edicto de expulsión. Se dio hasta el 31 de julio como fecha límite para abandonar sus casas, pero ya no quedaban muchos de ellos en la ciudad. Los pocos que habían malvendieron sus propiedades y cargaron en silencio sus objetos más queridos. Se dice que salieron muy temprano por la mañana; juntos; dejando atrás una identidad que quedaría siempre a  medias, como aquellos espacios rectangulares vacíos que aún hoy se pueden ver en el dintel derecho de las puertas de algunas casas del Call.

Nota
1. Hasdai o Chasdai ben Judà Cresques – חסדאי קרשקש – (Barcelona, 1340 – 1410/1411) fue rabino de Barcelona y Zaragoza y un reconocido filósofo y experto en la halajá (interprete de la ley judía). Sus postulados racionalistas, escritos en hebreo y catalán, sobre la ley natural y el libre albedrío lo hacen uno de los más grandes pensadores de la época.

2. Ferrán Martínez (Fernando, Ferrand, o Ferrant), conocido por su cargo de arcediano de Écija, fue un clérigo español del siglo XIV y uno de los más importantes predicadores antisemitas. Se hizo enormemente popular por sus sermones y predicaciones en los que insistentemente excitaba el odio contra los judíos; sus seguidores eran conocidos como los “matadores de judíos“. Muere años después de la revuelta de Sevilla de 1391 y es venerado popularmente como santo.

Sed varius justo in elit mollis molestie. Etiam id ligula at tellus placerat imperdiet. Donec fermentum hendrerit libero, a pellentesque mi. Donec placerat lacinia congue. Vestibulum quis nibh at risus accumsan accumsan. Etiam adipiscing semper ultricies. Integer vulputate, neque at viverra tempor, mauris massa pharetra mauris, in aliquet tellus ante quis nunc.

Ut arcu odio, sollicitudin a lobortis vitae, scelerisque id ante. Sed venenatis mi nulla, non eleifend velit viverra ut. Fusce arcu nunc, tincidunt a elementum sit amet, ornare quis nibh. Praesent pretium enim nec dui convallis, id scelerisque odio ultricies. Nulla fermentum, neque a tempor porta, lorem est scelerisque dui, eget dignissim risus lacus nec erat. Nulla vel libero id massa luctus feugiat. Fusce magna nisl, egestas ac ullamcorper sit amet, iaculis quis nisi. Nunc commodo iaculis ligula et auctor. Pellentesque quis velit id diam rutrum tincidunt in quis nisi. Donec et quam tristique arcu varius interdum. Vivamus ac urna volutpat, dignissim dui quis, venenatis sapien. Cras adipiscing, risus vel interdum convallis, justo nisi molestie justo, nec vulputate tortor lacus ac mi.Sed varius justo in elit mollis molestie. Etiam id ligula at tellus placerat imperdiet. Donec fermentum hendrerit libero, a pellentesque mi. Donec placerat lacinia congue. Vestibulum quis nibh at risus accumsan accumsan. Etiam adipiscing semper ultricies. Integer vulputate, neque at viverra tempor, mauris massa pharetra mauris, in aliquet tellus ante quis nunc.

Ut arcu odio, sollicitudin a lobortis vitae, scelerisque id ante. Sed venenatis mi nulla, non eleifend velit viverra ut. Fusce arcu nunc, tincidunt a elementum sit amet, ornare quis nibh. Praesent pretium enim nec dui convallis, id scelerisque odio ultricies. Nulla fermentum, neque a tempor porta, lorem est scelerisque dui, eget dignissim risus lacus nec erat. Nulla vel libero id massa luctus feugiat. Fusce magna nisl, egestas ac ullamcorper sit amet, iaculis quis nisi. Nunc commodo iaculis ligula et auctor. Pellentesque quis velit id diam rutrum tincidunt in quis nisi. Donec et quam tristique arcu varius interdum. Vivamus ac urna volutpat, dignissim dui quis, venenatis sapien. Cras adipiscing, risus vel interdum convallis, justo nisi molestie justo, nec vulputate tortor lacus ac mi.