Índigo

Plaça Miquel Santaló s/n
17002 Girona
T: +34 972 21 12 12
@ carlemany@carlemany.es
W: www.restaurantindigo.es

8
Aperitivos
8.5
Primer plato
8.5
Plato de fondo
8.5
Postres
8
Bebidas
8
Precio
8
Ubicación

El Índigo Restaurant, es un moderno tapas-bar decorado con espectaculares colores azul y violeta índigos, que se encuentra en la planta baja del  Hotel Carlemany 4* de Girona. La primera impresión al entrar al local fue de estar en un ambiente bien diseñado, con una terraza ubicada en una plaza soleada y un salón que puede adaptarse perfectamente para comidas de negocios o bar nocturno.

Su carta, como era de esperar no es extensa, pero se ajusta perfectamente a su tipo de atmósfera “lounge”. Las tapas basadas en la comida tradicional catalana, con influencias notablemente mediterráneas y francesas, están muy bien representadas por sus ensaladas con colores vivos a base de verduras frescas, por sus muy bien escogidos quesos, o por la excelente calidad del pescado y por sus platos de carne muy bien presentados. La mezcla de colores, sabores y texturas son algunos de sus atractivos.

Pude notar rápidamente que los platos y acompañamientos son preparados, y diseñados meticulosamente. Un ejemplo de ello, es el pan horneado de la casa; realmente una delicia y muy recomendable; me atrevería de decir que es uno los mejores que he probado en todas mis aventuras culinarias. Después de la primera impresión, me acomodé y comencé con la comida.

De primero llegó a mi mesa una gran ensalada de verano con diferentes tipos de lechuga, frambuesas frescas, granada, manzana verde, queso parmesano, pistachos, queso de cabra, queso mozzarella y dulce de frambuesa. Todo un festival, para la vista inicialmente, pero también para el gusto. Lo arriesgado de la mezcla me confirmó que en el Índigo, comer no solo alimenta sino que también divierte.

Como segundo plato me decidí por algo ligero, y el pescado fresco hecho al estilo tataki fue una gran elección. El pedido se comprendía de dos raciones por separado; la primera fue un filete de salmón fresco con jengibre y sal, mientras que la segunda fueron filetes de bacalao bien troceados y muy frescos, macerados ligeramente con limón y toques de guisantes, y habas. Raciones suficientes para dos personas, pero también para ser compartidas en grupo como aperitivo antes de la comida o la cena. Funciona muy bien en cualquier reunión de amigos o de negocios.

Llegamos al plato de fondo, y como dice el dicho “lo mejor llega lentamente”; llegó el entrecot de ternera con hierbas sellado por fuera, pero con mucho sabor y muy fresco por dentro, tenía como acompañamiento cebollas fritas, pimientos asados ​​y detalles de tempura de verduras. Un plato muy creativo, ligeramente picante y muy bien presentado. En dos palabras: un manjar. Para acabar, café y postre. El expreso llegó junto con una degustación de postres, que llaman “Gourmand “, y que no es otra cosa que una deliciosa dosis de energía, que seguramente se necesitará para salir de compras por la tarde, o para seguir con cualquier itinerario turístico en Girona.

El Índigo puede ser perfectamente un restaurante que funciona como alternativa al mediodía para picar algo o para comer, o por la noche, como tapas-bar con platos elaborados modernos y algún que otro gin tonic. El precio estimado para dos personas puede estar entre 60 y 70€; es decir, una correcta relación calidad-precio.