El callejón de San Lorenzo, cubierto de una sugerente bóveda, hundía su pendiente empedrada en la profundidad del Call. El pasadizo era oscuro como la medianoche. Todo callaba, todo era en silencio.  Como la calma antes de la tormenta. De pronto el mutismo fue quebrado por un aullido espectral que heló mi sangre. Mi piel se erizó por la fuerza del presentimiento. Un pedido de auxilio inteligible se mezclaba con el viento de la tramontana. Margarita, nuestra guía, susurró con calma: “Es el fantasma de la judía. Su espíritu errante vaga por estos pasillos al anochecer”. Nuestras sombras incrédulas se proyectaban sobre las paredes y siguiendo nuestra propia silueta caminamos hacia la calle de la Força. Recorrimos aquel sendero y camino hacia la calle de los Alemanes, Margarita nos relató la fascinante leyenda de Torana.

El 18 de agosto de 1391 amaneció con mal designio para los judíos de Girona. Aquella calurosa mañana, 800 hombres, mujeres y niños fueron encerrados por sacerdotes y ciudadanos cristianos en la Torre Gironella. Hoy apenas una reja nos separa del espacio en el que tuvieron que permanecer durante 17 semanas. Una capilla- caverna, húmeda y triste, que guarda en la memoria el dolor y la tristeza de aquellas familias forzadas a convertirse, o permanecer en cautiverio. 119 días y sus noches, escucharon sermones clericales, promesas de una vida mejor y de una paz eterna si abrazaban el cristianismo. Parece mentira poder estar en el lugar exacto donde hace seis siglos aquella mujer judía dio creó su propia leyenda. Ella era excepcional. De las pocas que conocía con profundidad la sabiduría de la Toráh. De allí el apodo con el que se le conocía en el Call: Torana.

Cuenta la leyenda que Torana (o Tolrana) y su marido estuvieron muchos días prisiones, y fruto de la incertidumbre y del miedo de lo que les esperaba, éste le propuso: “Torana por qué no nos convertimos y así podemos salir, y seguir viviendo en Girona. Esta es la tierra de nuestra familia y de nuestros antepasados. Amor mío, vivamos como cristianos y así ya nadie nos va a molestar más”. Torana se mantuvo en silencio, volvió la mirada hacia otro lugar y con una pequeña vara de madera dibujó letras en hebreo que recordaban el salmo 23:   “ADONAI ROI LO EJSAR BINEOT DESHE IARBITZEIN AL MEI MENUJOT IENAHALEINI NAFSHI IESHOVEV IANJEINI BEMAAGLAEI TZEDEK LEMAAN SHEMO”… Él lo tradujo para sí… ” Adonai es mi pastor, nada me puede faltar, por campos de fresca hierba me apacienta, y hacia las aguas apacibles me conduce, reconforta mi alma…” En ese momento comprendió que ella jamás se convertiría,  que preferiría morir como judía que vivir como cristiana… pero él ya no era tan fuerte.

Días después un sacerdote realizó su conversión. Su nombre ahora ya no sería su nombre. Su identidad ya no sería la de sus antepasados. La reja se abrió y él salió, convertido en cristiano. Dicen que acudía cada noche, y que desde ese mismo lugar desde donde ahora contemplamos el interior del recinto, intentaba convencerla. “Torana, conviértete mi amor, y vuelve a mis brazos”. Pero ella era como las piedras romanas en las que imaginaba sus salmos. Una noche, consciente de que jamás saldría de allí con vida,  aprovecho la distracción de un soldado, le quitó la espada y pronunciando el Shemá Israel se suicidó. Poco tiempo después finalizó el cautiverio. Los pocos judíos que permanecieron fieles a su fe pudieron salir y volver a sus casas; pero ya nada sería igual. Aquello fue el comienzo del fin de la vida judía en Girona. Nunca más estarían a salvo. Vulnerables, señalados, marcados como ciudadanos de segunda categoría. Mirando siempre por encima del hombro, sin saber por donde aparecía la piedra que escondía la mano. Fue entonces, que algunas noches de luna nueva, comenzó a escucharse por las calles del Call los lamentos de aquella mujer que prefirió morir como judía; y que apareció la leyenda que llevaba su nombre.

Nos alejamos de aquel sitio y de la oscuridad de su leyenda. Margarita nos cuenta que durante la fiesta de Flor du Temps las rejas se abren y el recinto se colma de flores. Ironías del tiempo y de la memoria, pero sin duda una cita ineludible para todos los visitantes que se acerquen en mayo a Girona.

Notas
1. Shemá Israel (del hebreo, שְׁמַע יִשְׂרָאֵל, ‘Escucha, Israel’) son las primeras palabras y el nombre de una de las principales plegarias de la religión judía en la que se manifiesta su credo en un solo Di-s. Consiste en un único verso que aparece en el quinto y último libro de la Torá, Devarim y que dice: “Escucha, Israel: el Eterno es nuestro Di-s, el Eterno es Uno” (שְׁמַע יִשְׂרָאֵל יְהוָה אֱלֹהֵינוּ יְהוָה אֶחָד  – Shemá Yisrael, Adonai Elohenu, Adonai Ejad), considerado la expresión fundamental de la creencia judía monoteísta.

2. Adonai (אֲדֹנָי) es uno de los nombres en hebreo de D-os. Se usa más de 300 veces en el Tanaj como una designación para el creador.

Visitas guiadas
El proyecto RASGO de la Red de Juderías de España tiene un listado muy completo de guías profesionales del Call de Girona, que se pueden contactar si se quiere organizar una visita. Los datos de contacto se encuentran en la web oficial.
La Ruta
Se puede seguir una ruta que se piensa fue el camino de los miembros de la comunidad judía cuando fueron detenidos en 1391. El camino comienza en la calle de San Lorenzo, y sigue por la calle de la Força, luego por la Pujada de la Catedral, por el carreró de la Torre de Socors, por la Plaça dels Lledoners, la calle Alemanys y finalmente acaba en la Torre Gironella.

Bode Miller

Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque scelerisque lectus nec est feugiat, at eleifend sapien suscipit. Cras in neque ac nulla blandit auctor sed ut purus. Curabitur metus elit, tristique id auctor a, fermentum imperdiet felis. Maecenas imperdiet facilisis nibh at viverra. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Cras euismod rhoncus nibh, et vestibulum justo bibendum et. Quisque sed vehicula erat. Nulla cursus a nisi a tincidunt. Curabitur pulvinar, urna quis volutpat dignissim, libero est fermentum mauris, ut rutrum metus lacus at ipsum. Donec rhoncus leo eget dolor gravida ullamcorper. Suspendisse tempus, velit condimentum hendrerit ultrices, tellus libero auctor leo, non feugiat libero dui a tellus.

Vivamus dignissim lectus quis lacus placerat vulputate. Etiam molestie nec mi vitae bibendum. Duis mollis magna quis felis aliquet bibendum. Sed facilisis hendrerit ligula non facilisis. Etiam vulputate ligula sed lorem adipiscing lacinia. Pellentesque eget est id sapien imperdiet vulputate. Curabitur non suscipit urna, nec condimentum ipsum. Nulla congue felis sit amet mi varius, et euismod urna cursus. Duis sodales dui ac enim fringilla molestie. Sed vitae tellus scelerisque, pulvinar risus nec, ornare magna. Etiam non blandit mauris. Aliquam erat volutpat. Donec rutrum quam ac posuere porta.

7661641852_a7db65dda6_o

Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Vestibulum vel erat mauris.

Curabitur posuere, est a blandit pretium, augue nulla luctus nunc.

Sed tristique leo vitae diam tristique ultrices. Nam dapibus velit id mauris tincidunt, vel porttitor est sodales. Vestibulum in ullamcorper arcu, ac viverra neque. Mauris placerat commodo vestibulum. Vestibulum malesuada mauris id feugiat tincidunt. Vestibulum ultrices, libero aliquet viverra ultricies, velit orci semper diam, ullamcorper dictum libero turpis vitae quam. Vestibulum rutrum id lorem at aliquam. Cras nec nisi rhoncus, aliquet metus non, consequat massa.

Curabitur posuere, est a blandit pretium, augue nulla luctus nunc, sed varius turpis enim vel dui. Aenean nibh mauris, sodales sit amet risus in, malesuada volutpat lacus. Morbi dolor sem, lacinia id aliquam sed, porttitor at mi.

Bode Miller

Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque scelerisque lectus nec est feugiat, at eleifend sapien suscipit. Cras in neque ac nulla blandit auctor sed ut purus. Curabitur metus elit, tristique id auctor a, fermentum imperdiet felis. Maecenas imperdiet facilisis nibh at viverra. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Cras euismod rhoncus nibh, et vestibulum justo bibendum et. Quisque sed vehicula erat. Nulla cursus a nisi a tincidunt. Curabitur pulvinar, urna quis volutpat dignissim, libero est fermentum mauris, ut rutrum metus lacus at ipsum. Donec rhoncus leo eget dolor gravida ullamcorper. Suspendisse tempus, velit condimentum hendrerit ultrices, tellus libero auctor leo, non feugiat libero dui a tellus.

Vivamus dignissim lectus quis lacus placerat vulputate. Etiam molestie nec mi vitae bibendum. Duis mollis magna quis felis aliquet bibendum. Sed facilisis hendrerit ligula non facilisis. Etiam vulputate ligula sed lorem adipiscing lacinia. Pellentesque eget est id sapien imperdiet vulputate. Curabitur non suscipit urna, nec condimentum ipsum. Nulla congue felis sit amet mi varius, et euismod urna cursus. Duis sodales dui ac enim fringilla molestie. Sed vitae tellus scelerisque, pulvinar risus nec, ornare magna. Etiam non blandit mauris. Aliquam erat volutpat. Donec rutrum quam ac posuere porta.

7661641852_a7db65dda6_o

Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Vestibulum vel erat mauris.

Curabitur posuere, est a blandit pretium, augue nulla luctus nunc.

Sed tristique leo vitae diam tristique ultrices. Nam dapibus velit id mauris tincidunt, vel porttitor est sodales. Vestibulum in ullamcorper arcu, ac viverra neque. Mauris placerat commodo vestibulum. Vestibulum malesuada mauris id feugiat tincidunt. Vestibulum ultrices, libero aliquet viverra ultricies, velit orci semper diam, ullamcorper dictum libero turpis vitae quam. Vestibulum rutrum id lorem at aliquam. Cras nec nisi rhoncus, aliquet metus non, consequat massa.

Curabitur posuere, est a blandit pretium, augue nulla luctus nunc, sed varius turpis enim vel dui. Aenean nibh mauris, sodales sit amet risus in, malesuada volutpat lacus. Morbi dolor sem, lacinia id aliquam sed, porttitor at mi.